Bebes con alto peso

bebes gordos

El exceso de peso de un recién nacido, hecho que por lo general se toma como señal inequívoca de salud, puede en realidad, obedecer a una alteración fisiológica.

Hasta hace 40 años el embarazo de una mujer diabética implicaba un alto riesgo para su vida, para su bebe simplemente no había esperanzas.

La situación ha cambiado mucho puesto que si bien la diabetes aun se presenta en 6 de cada 1000 embarazos, ahora es posible esperar una evolución favorable de la madre yal niño.

Bebes con alto peso

Los hijos de madre diabética pueden ser agrupados en tres categorías:

Recién nacidos grandes o de alto peso para su edad gestacional, obesos con gigantismo.

Recién nacidos pequeños para su edad gestacional, hijos de madres con diabetes más severas y de larga duración.

Recién nacidos normales, hijos de madres diabéticas en quienes la enfermedad ha podido controlarse adecuadamente durante el embarazo.

Por lo general los niños de gran tamaño, caracterizados como de alto peso para su edad gestacional, lo que no significa que todo niño que al nacer pese más de 4200 o 4300 gr sea hijo de madre diabética.

Existen padres y madres altos y corpulentos que transmitirán estos rasgos a su descendencia. Las mamas altas suelen dar a luz a bebes cuya talla peso y circunferencia craneana son mayores que los habituales, pero que no se comportan como HMD (hijos de madre diabética) sino que son niños absolutamente normales.

En cambio muchos de los bebes noticia que pesan entre 5 y 6 kg al nacer y a quienes los medios de comunicación señalan como exponentes de salud, son en realidad hijos de madres diabéticas, aunque no se hubiera detectado la enfermedad que requieren cuidados especiales, pues son mas débiles e inestables que los bebes de peso normal.

Los factores que inducen a los hijos de madres diabéticas a funcionar de manera especial, están claros pero otros son objeto de controversias.

Muchos de los problemas observados en el niño pueden atribuirse a un defectuoso control metabólico de la glucosa sanguínea (glucemia).

Sucede que el aumento de la glucemia materna(hiperglucemia) determina un aumento concomitante de  la glucemia fetal, lo que a su vez acelera la producción de insulina en el páncreas del bebe, ya que esta hormona debe controlar la glucemia y mantenerla dentro de sus valores normales.

Además de esta función, la insulina actúa como hormona de crecimiento (anabólica) y estimula el desarrollo del bebe, el niño se hace grande porque por un lado tiene exceso de glucosa, que es un elemento necesario para crecer y por otro lado también tiene exceso de insulina, que estimula este crecimiento.

El niño aumentara su masa muscular, el tamaño de sus órganos internos excepto el cerebro y los riñones y su tejido adiposo por lo que resultara obeso.

Estos niños tienen un aspecto facial característico : mejillas prominentes, cuello ancho y abundantes pliegues cutáneos.

Al separarse de la madre pueden experimentar un descenso del nivel de glucosa en sangre (hipoglucemia) en pocas horas, puesto que carecen del apoyo que les significa la transferencia de glucosa a través de la placenta.