Consejos de accesorios del bebe

corrales de bebe

Entre el primer y tercer mes el bebe comienza a sostener la cabeza y sonríe: también fíjala mirada.

Entonces podrá colocárselo en un bebesit: esto favorecerá la mirada de frente, y le permitirá libertad de movimientos de pies y manos.

Así podrá recibir mayor cantidad de estímulos que permaneciendo acostado. Podrá contemplar el mundo que lo rodea y no estará limitado a la visión del techo o de la sabanita.

Consejos de accesorios del bebe

Se lo puede colocar cerca de una ventana y adaptarle objetos de colores, de tipo móvil sonajeros y otros juguetes que produzca sonidos cuando el bebe los roce con sus manos o al mover las piernas.

Más adelante los podrá tomarlos y llevárselos a la boca. La mama podrá instalar el bebesit en el lugar donde ella se encuentre, para que el bebe pueda verla y ella, a su vez pueda hablarle cantarle o contestar a sus vocalizaciones.

Es necesario vigilar que los pies del bebe no lleguen al suelo o a la mesa, u otra superficie donde se apoye el bebesit, porque podría impulsarse con ellos y volcar el aparato.

Descontamos que el bebesit tendrá tiras que sostengan al bebe por la cintura y la entrepierna para evitar que se deslice.

La creencia de que la posición semisentada en el primer trimestre puede producir deformaciones óseas es erróneas.

SI no se cuenta con un bebesit, este puede reemplazarse por un coche de paseo que se graduara hasta lograr la posición deseada.

En todos los casos el respaldo debe ser rígido para que la espalda del bebe no se hunda. Debe estar forrado con tela lavable y no con material plástico, por las razones ya expuestas.

El respaldo del bebesit debe ser cubierto con una tela absorbente del tipo de toalla.

sillas de bebe

El columpio

Todos los niños disfrutan del movimiento cuando se los toma en brazos y se los balancean ríen, esto también ocurren cuando se los hace girar o se los sube a un calesita.

Estos movimientos les producen sensaciones internas placenteras.

Columpiarse también les resulta grato, pero debe hamacárselos con movimientos suaves, ya que el peligro del columpio no radica solo en que el niño pueda caerse sino en que pueda ser despedido de él.

Aconsejamos los columpios del tipo de sillita con respaldo.

Los corralitos

Cuando el bebe comienza a deambular ya sea que gatee o que camine, explora e investiga porque es naturalmente curioso. Es normal que intente tocar todo y aun llevárselo a la boca ya que por medio de ella conoce el mundo.

En los primeros meses, toma los juguetes u objetos que se le acercan o están al alcance de su mano e inmediatamente se los lleva a la boca y con ella los explora.

Cuando la madre no puede asistir al niño con su presencia y su palabra, y si no hay otra persona que la ayude a cuidar del niño mientras ella se dedica a otra tarea, puede adoptar distintos recursos.

Puede colocar al niño en una habitación separada, con una barrerita. En esa habitación no debe haber objetos peligrosos, bordes filosos ni punzantes, para evitar accidentes.

Allí colocara cajas, juguetes y todas las cosas por las que el niño muestre interés, siempre que pueda tocarlas y llevárselas a la boca sin correr riesgo.

Puede optar por el uso del corralito, donde también puede colocárseles los juguetes no es aconsejable que el niño permanezca durante mucho tiempo en el corralito ni en la habitación separada.

Estos pueden ser una necesidad en momento dado pero no se debe abusar de ellos.

Lo verdaderamente importante es introducir al niño en el conocimiento de las cosas permitidas y las que no lo son para lo cual es necesario que la mama le proporcionen explicaciones claras y si el niño ha demostrado que el objeto en cuestión le interesa.

La solución no está en encerrarlo fuera del mundo sino en enseñarle a vivir en el.