La hipoglucemia en bebes

bebes alto peso

La alteración mas frecuente es la mencionada hipoglucemia, que sin embargo puede ser anticipada y prevenida, mediante adecuados aportes de glucosa por vía oral o intravenosa durante las primeras horas de vida.

La mayoría de estos bebes succiona el biberón con soluciones azucaradas, que se les ofrece desde las primeras horas de vida.

 

La hipoglucemia en bebes

En estos casos será suficiente el control de la glucemia y la administración frecuente de estas raciones durante el primer día.

Después de ese lapso, por lo general el niño no presenta dificultades en la regulación de glucemia.

Algunos niños no demuestran interés en succionar o lo hacen muy débilmente, por lo tanto durante el primer día después suelen mostrarse más activos y pueden pasar rápidamente a alimentarse por vía oral.

La hipoglucemia puede tener síntomas o no lo que hace necesaria la medición de la glucemia durante el primer día.

Bebes con alto peso

Por otra parte no se ha demostrado que la hipoglucemia sin síntomas de los recién nacidos hijos de madre diabética haya causado trastornos neurológicos a estos niños.

Otro de los problemas que afectan a estos niños deriva de su tamaño exageradamente grande la asistencia obstétrica cuidadosa es indispensable para evitar el traumatismo y la asfixia de nacimiento ya que el parto vaginal puede ser difícil.

No está del todo claro, parece que el exceso de insulina producida por el bebe puede retrasar la maduración pulmonar necesaria para una adecuada adaptación a la vida extrauterina.

De modo que el lactante hijo de madre diabética tiene riesgo aumentado de padecer un cuadro de dificultad respiratoria, característico de los niños pretermino, aun a edades en que los bebes pretermino prácticamente no lo padecen.

Por lo tanto antes de decidir el nacimiento del niño es necesario evaluar mediante exámenes del liquido amniótico si la maduración pulmonar se ha  completado.

La severidad de estos cuadros de dificultad respiratoria es variable y pueden requerir la administración de oxigeno y otras medidas de sostén, durante los primeros días.

Las alteraciones en el metabolismo del calcio, la hiperbilirrubinemia y el aumento de la cantidad de glóbulos rojos circulantes que deberán ser tratados oportunamente, son otros de los trastornos que se observan en estos niños.

Cabe mencionar que los lactantes hijos de madres diabéticas tienen riesgo aumentando de presentar anomalías congénitas.

Se supone quela hipoglucemia fetal temprana antes de las 7 semanas de gestación secundaria a hipoglucemia materna, es el factor productor de anomalías más probables ya que en las diabéticas estrictamente controladas antes de producirse el embarazo los riesgos de malformaciones se reducen considerablemente.

Cuando el control de las madres es deficiente, las malformaciones más frecuentes son las cardiovasculares y las del Sistema Nervioso Central.

La hipoglucemia en los últimos meses es causa de enfermedades cardiacas transitorias, que requieren estricto control y tratamiento durante las primeras semanas o los primeros meses de vida pero que luego se resuelven espontáneamente.

En estos niños parece existir una marcada tendencia a la obesidad en la edad escolar y un riesgo mayor que el de la población general de padecer diabetes.

En síntesis, aunque se hayan logrado innegables progresos estos niños siguen constituyendo una población considerada de riesgo elevado.

La combinación de un seguimiento médico y obstétrico adecuado, durante todo el embarazo con la vigilancia del recién nacido llevada a cabo por expertos da óptimos resultados. Por lo tanto estos niños deben nacer en centros especializados para que tanto la madre como el hijo reciban la mejor asistencia posible.