Madres Solteras

madre soltera

Se debe distinguir entre la desaparición física por muerte y las que son consecuencia del abandono.

Podemos decir que ambas representan duelos que el niño deberá elaborar.

La muerte es un hecho que trasciende toda intencionalidad y si bien puede ser connotada desde la fantasía inconsciente como abandono, no tiene el mismo valor que en el caso en el cual el abandono ha sido real.

 

Madres Solteras

Por ello el suicidio se aproxima más a un abandono real.

A menudo resulta mas traumática la valoración negativa que la sociedad otorga a este hecho, que la situación en si misma sea cual fuere el motivo de la ausencia.

El abandono adquiere para el niño una dimensión de inexplicable que explorara y la respuesta del adulto deberá adecuarse a sus posibilidades de comprensión.

El niño se preguntara por que ha sido abandonado, porque  no fue amado y la primera reacción será la autocritica y de poca estima hacia sí mismo. Solo en un periodo posterior podrá volcar ese reproche, hacia el progenitor generalmente durante la adolescencia, cuando se expresara como rebeldía pero también como autoafirmación.

Este proceso requerirá de los adultos un acompañamiento comprensivo y tolerante así como una gran disponibilidad para responder a las preguntas.

madres solteras

Sera necesario atender a la intensidad de las reacciones la perdida de la autoestima puede manifestarse como depresión o inhibición no solo de  la vida afectiva y social sino también ese las funciones intelectuales.

La rebeldía puede transformarse en excesivo escepticismo y en la ausencia de proyectos personales en el momento de afianzamiento de la identidad.

 

La actitud de los adultos en primer lugar de la madre será de extrema importancia .

De su elaboración del duelo y de la posibilidad de reorganizar su propia vida, así como de la imagen paterna que logre transmitir al hijo, dependerá la calidad del proceso que el niño debe realizar.

Madre Soltera

La madre deberá enfrentar dicha situación, de las motivaciones que la llevaron a tener un hijo en esas condiciones dependerá que dicha situación no adquiera exclusivamente un valor reivindicativo personal.

Si así fuera el niño se vería determinado en su historia futura por un deseo que en última instancia no le es propio.

Si en cambio la madre puede asumir su decisión, creando un espacio propio para el niño, sin caer en la sobreprotección o en un vinculo demasiado estrecho, este podrá desarrollarse mejor, con mayores posibilidades de incluir su origen como un dato más de su propia historia

Es importante que en estos casos la figura masculina quede a salvo de los rencores o reproches personales.

Para el niño es la única posibilidad de desarrollar, en el futuro una vida sexual y amorosa normal.

Lo más importante no es que estas perdida hayan ocurrido sino las posibilidades que los adultos puedan brindar al niño para repararlas en el futuro.

La mejor manera de lograrlo es actuar tendiendo a que puedan construir sus propias vidas sin repetir circunstancias y hechos que pertenecen  a los padres.